Un estudio más que avala la importancia de la Educación Física en Educación Infantil

Comparte en RRSS

Las evidencias científicas siguen confirmando la necesidad de que los niños de Educación Infantil 0-3 y 3-6 tengan la oportunidad de realizar niveles moderados y altos de actividad física para garantizar la adherencia a la práctica deportiva. Te comento brevemente los resultados de un reciente estudio realizado en más de 8000 niños.

Los niños de Educación Infantil necesitan moverse

Ya lo he comentado en múltiples post, la primera infancia es una etapa para que el niño explore con su cuerpo, disfrute de potenciar sus habilidades motrices y que todo ello repercuta en su esfera emocional, cognitiva y social. 

Pero además, según el estudio que ha publicado la prestigiosa revista BMC Public Health titulado The clustering of physical activity and screen time behaviours in early childhood and impact on future health-related behaviours: a longitudinal analysis of children aged 3 to 8 years , confirma que independientemente del nivel de tiempo de pantalla de los niños realizar niveles moderados o altos de actividad física a los 3 años influye positivamente en la actividad física futura de un niño
a los 5 años y de nuevo a los 7 u 8 años.

Los autores concluyen que debe ofrecerse a los niños la oportunidad de realizar actividad física a los 3-4 años porque influye en la adopción de comportamientos que mejoran su salud. 

En el trabajo participaron cerca de 9000 niños irlandeses con edades entre los 3 y 8 años, se trata de un importante trabajo longitudinal que investigó principalmente los niveles de actividad física y uso de pantallas. 

Un niño de 2-5 años no necesita pantallas, necesita que las familias y la escuela le brinden la oportunidad de conocer su cuerpo, relacionarlo con otros niños, explorar objetos y el espacio, dándole la posibilidad de jugar en el parque, jugar con juguetes que promuevan la actividad física en casa, participar en sesiones diarias de Educación Física en el seno escolar y participar en escuelas vinculadas a la práctica deportiva fuera del entorno escolar.  

La escuela debe garantizar 1 hora diaria de Educación Física y las familias deben promover el movimiento corporal el contexto familiar

La consecución de una población activa depende principalmente de la escuela y del entorno familiar, además de otros agentes. La escuela no puede privar del movimiento a niños de 0 a 6 años, y las familias no deben dejar a los niños bajo la tutela de dispositivos de pantalla. Es un trabajo en conjunto que todos tenemos que favorecer poco a poco, para conseguir así una población más saludable. 


Comparte en RRSS

Sé el primero en responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.